La arquitectura de MIL ha pensado en que la edificación se sume a la naturaleza del lugar, respetando el balance, los colores, ecología, y a las comunidades que le rodean. Toda el agua que se utilice, se reutilizará.